martes, 31 de julio de 2018

"Partir" la Palabra.- TU REGALO




1.- ¿Qué valor tiene para ti tu llamada a ser discípulo amado al pie De la Cruz?
2.- ¿Tienes sabiduría para escoger entre “tus cosas”, y “las cosas de Dios”?

Señor, me dejas estar contigo al pie De la Cruz. El que pueda llegar a ella es TU REGALO.
Me has llamado en mi pequeñez, en mi necedad.. Eres esa llovizna que todo lo empapa de forma suave y continuada. Me envías tu Sabiduría para saber escoger Tus cosas, antes que las mías.
Me llevas suavemente y me vas adentrando en tu Amor, cuya inmensidad  y fuerza no puedo abarcar, inivitándome a estar al pie de tu cruz , De la Cruz de mi Salvación.
¡Gracias Señor!

A.R.

lunes, 30 de julio de 2018

"Partir" la Palabra.- Dios me valora


Después de una intensa semana de “ejercicios espirituales”, la Comunidad María Madre de los Apóstoles, uno de cuyos miembros es autor de este artículo, reflexiona sobre:

1.- ¿Qué valor tiene para ti tu llamada a ser discípulo amado al pie De la Cruz?
2.- ¿Tienes sabiduría para escoger entre “tus cosas”, y “las cosas de Dios”?
Hay primero una elección por parte de Dios. En el “tablero” donde se juega “la partida”, Él escoge primero. Y yo no pregunto por qué me ha elegido. Pienso que no debo, ni tan siquiera tengo derecho a preguntarme; pero es claro que Él elige el compañero de juego.
Ahora “juego yo”: “…Todo el que viene a Mí no le echaré fuera…”. Es decir: Acepta el reto. Jesús acepta el reto de jugar “el partido de mi vida”.
Cuando el Señor eligió a los doce, todos aceptaron, pero con intereses humanos; no podía ser de otra forma: vivían en la precariedad de un trabajo, en un país dominado por el invasor: Roma. Pensarían que en el Reino ofrecido por Jesús, serían los privilegiados.
Pero esto acabó en fracaso, y Jesús fue acompañado tan solo por el “discípulo amado”, y eso gracias al empuje y compañía amorosa de María. María, llamada: “MUJER”, por Jesús y no: “MAMÁ”, representa a toda la Humanidad al pie de la Cruz.
En mi corazón hay aún “un rinconcito” donde guardo “mis cosas”. Algunas de ellas han desaparecido ya, pero queda todavía algo “que sacar”. Amar como dice el Shemá: “…con todo el corazón, con toda el alma, con toda la mente, con todas la fuerzas…”, sólo  me es posible si “esas cosas” que  yo guardo son controladas y se realizan con buen fin, es decir, no me apartan del camino hacia Dios. Ahí creo que reside esa Sabiduría.
Cualquier persona “religiosa”, en su espiritualidad, considera un valor infinito ser llamado al discipulado y seguimiento de Jesús. Pero ser llamado “al pie de la Cruz” tiene más enjundia. Es ser llamado al desprecio de los hombres, a la burla de los compañeros, ser llamado a perdonar a los que te hacen daño o no te comprenden…a los que te demandan una respuesta de: “…Dónde está tu Dios…”
Ser así es “estar crucificado con Cristo”. Y en este sufrimiento humano de Cristo en la Cruz, me pregunto: ¿Sufriría el Padre? El padre glorificó al Hijo, y el Hijo glorificó al Padre, cumpliendo su Voluntad. 
La pregunta sigue en el aire: ¿Qué valor tiene para mí? En otro tiempo podría contestar que tiene un valor infinito, sin más. Era la respuesta fácil y poco comprometedora. Después pensé que no sería digno. 
Ahora creo que, sin ser digno, el Señor me valora más, pues ha pagado por mí con la Sangre de un Cordero Inocente: Jesucristo.
Alabado sea Jesucristo

TCM

domingo, 29 de julio de 2018

"Partir" la Palabra.- Te duelen mis caídas



Al pie de la cruz estaban María su madre y el discípulo que tanto amaba.. 
Señor ¿cómo llegar al pie de la cruz? Para mí es imposible ... Pero ahí estás tú haciendo de cireneo ayudándome y levantándome cuando me caigo ..... tantas veces ... Y tú, tienes una paciencia infinita para levantarme... una palabra que ese día de tinieblas me hace recordar que Tú estás ahí.. y te duelen mis caídas, me recibes como la oveja perdida.. en tus brazos y me curas con amor.. y sin reproches... ¿quien soy yo para que hagas todo esto? Tú sabes que yo quiero llegar a ser discípula amada y se que Tú terminarás lo que empezaste en mi... no me abandonarás... lo has prometido... culminarás en mí lo que empezaste un día de nubarrones y tinieblas... ¡Benditas tinieblas que hacen que te busqu a Tí!

ESTE ES NUESTRO DIOS

CP

sábado, 28 de julio de 2018

"Partir" la Palabra.- Tú nos das la victoria



"Pues yo no confío en mi arco, 
ni mi espada me da la victoria,
Tú nos das la victoria sobre el enemigo 
y derrotas a nuestros adversarios..."
(Salmo 43)

Dice San Pablo que en todas estas calamidades que nos afligen, ¡a mí en este momento, muchas!,  vencemos fácilmente, por aquel que nos ha amado.
Y Jesús dice: ¿por qué te confundes y te agitas por los problemas de la vida? ¿no vales más que un pajarillo? ..mi Padre se preocupa de él ... ¡Cuanto más de ti ! que eres mi hijo y te estoy esperando con los brazos abiertos para que te refugies en ellos y descanses ...no tengas miedo de nada, ¡déjate llevar en mis brazos! 
¿No te das cuenta que Satanás quiere eso?, asustarte y agobiarte para que estés lejos de Mí, pierdas la confianza ,y pienses que no vale la pena que te ocupes de mis cosas? 

¡Señor, abre mi corazón para entender!

viernes, 27 de julio de 2018

¿QUIEN ERES SEÑOR? Hch 9,5. Jn 6,1-15 para el Evangelio del XVIIDomingo del Tiempo Ordinario 29-7-2018


Jesús multiplica unos panes y sacia el hambre de miles de personas que habían acudido a escucharle. Mateo, Marcos y Lucas también narran este milagro, pero Juan aporta un dato de altísimo valor catequético: Jesús dice a sus discípulos que recojan los trozos sobrantes esparcidos por la hierba. Llenaron 12 canastos. La orden de Jesús no tiene ningún sentido, según el nuestro. ¡Sí según el sentido De Dios!: Doce (número simbólico de la Iglesia evangelizadora) canastos. Estos canastos eran una especie de zurrón para guardar comida, como el usado por los pastores. También lo usaban los judíos cuando emprendían un largo camino, para no tener que comprar alimentos considerados impuros como la carne de cerdo..etc. El signo ofrecido por Jesús es potentísimo. Sus discípulos, en nuestro peregrinar hacia el Padre, llevamos en el zurrón de nuestro corazón "La Palabra de Vida" (Fil 2,16) para ponerla a disposición de todos los buscadores de Dios que Él mismo pone en nuestro camino. El Evangelio es la Palabra Viva y Eficaz (Hb 4,12) que colma por completo a todos aquellos que están hambrientos y sedientos del Dios vivo" ( Sl 42,3).. 
¡para encontrar a dioses muertos hay miles de palabritas..!

Antonio Pavia-Misionero Comboniano
comunidadmariamadreapostoles.com

"Partir" la Palabra.- Al pie De la Cruz

"Junto a la Cruz de Jesus, estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Cleofás, y María Magdalena. Jesus, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la acogió en su casa".


¿Qué valor tiene para tí, el que Jesus te llame para ser discípulo amado al pie De la Cruz?.

Mi llamada a ser...discípula amada al pie de la cruz de Jesús.¿Por qué al pie de la cruz?
Me doy cuenta de que, hasta el día de hoy,  me había quedado en la orilla del mar de Galilea, junto a Pedro y a los discípulos de Jesús. Discípula de Jesús,  fijando mis ojos en Él... Él que, hace años, me salvó de las aguas oscuras y del viento contrario...Él que me impidió hundirme ante el miedo a la enfermedad y a la muerte: Como Pedro, logré  gritar: “¡Señor, sálvame!” y escuché en lo más profundo de mi alma y de mi cuerpo, su palabra: “Soy yo, ¡No temas!”. Él,  me tendió su mano y me agarró, me agarró muy fuerte.
Pero claro, allí me quedé, tan a gusto en la confianza total en Alguien que me había salvado porque me amaba. Pero claro, mientras tanto, mis ojos, ya no veían a Jesús… Con el mar más favorable y con menos viento contrario, mis ojos se habían dejado distraer por toda clase de cosas en mi alrededor. ¡Tantas cosas! Las que a mí venían y las que busqué, pensando que las necesitaba para existir y ser feliz  Me contente con susurrar el nombre de Jesús, como la dulce música que anima y alegra mi existencia.¡Demasiado tiempo y energía he pasado, buscando en mis cosas el reflejo del rostro de Jesús! Mis cosas nunca encajaban a la perfección con las cosas de Dios, siempre faltaba algo. Aquello me llenaba de confusión y generaba una tremenda angustia por no lograr más percibir qué quería Dios de mí.  
¡Qué necia he sido! No había entendido que el viaje de Jesús no se limitaba al mar de Galilea! Seguir a Jesús es seguirle hasta Jerusalén, hasta el Monte. Todavía en mi camino de fé, no me había apoyado en María, me faltaba pronunciar, junto a ella,  el “SÍ” que me lleva al lado de Jesús, pase lo que pase. María, mi madre, quien me enseña a vivir plenamente su “sí” a ella. Aquel “sí” que orienta mis sentidos humanos, desde mis padecimientos, hacía los padecimientos de Jesús en la cruz….Jesús sufre conmigo, nunca me deja sola. Mis padecimientos son el lugar espiritual donde me encuentro con Sus padecimientos en la cruz, en el momento de Su entrega a la voluntad de Su Padre. Mis padecimientos son mis pasos de discípula amada, al lado de Jesús. Mi única sabiduría es saber que Él me ama y mi único mérito es escoger no hacer más que recibir plenamente Su amor …..porque Él es quien llena mi vida de confianza, de una alegría profunda y duradera, de paz.
Bendito sea Dios.

L.M.


martes, 24 de julio de 2018

Poemas II.- TÚ LA VID



Tú, la vid , yo, el sarmiento
Tu alma sellada a la mía, vigilante, siempre pendiente del fruto que doy
Tu vida viviendo en mis entrañas y tu esencia, buena, llegando a los lugares más recónditos de mi ser
Y , si ocurre que el fruto no es bueno, tu voz se hace oír, la vida se para y ya no hay lugar para la paz.
Uno querría pasar su vida unido a esa vid que tú plantaste, recostado al sol del amanecer, entregado y alimentado por ti, pero se nos escapa la voluntad y corre desbocada tantas veces hacia otros lugares en los que tu savia no está.
Mientras no estamos, resérvanos Señor ese mismo lugar en tu vid, el espacio que creaste para cada uno. 
Tú que ves en el tiempo, convéncenos de que regresaremos a ese lugar, no dejes que sintamos el vértigo del no retorno y, en la lejanía, sella con más fuerza tu alma a la nuestra para que no dejemos de mirar al lugar de dónde partimos.
Y que al menos, sea eso, nuestra mirada, la que no te abandone para que, cuando caiga la tarde y el sol no caliente, en la oscuridad, volvamos a andar y encontremos el camino que nos lleva de nuevo a ti, a tu vid.

(Olga Alonso)
comunidadmariamadreapostoles.com

lunes, 23 de julio de 2018

"Partir" la Palabra.- Cuando Tus Cosas..



"Subió al monte y llamó a los que Él quiso. Cuando estuvieron junto a Él, creó un grupo de Doce para que estuvieran con Él y para mandarlos a predicar" (Mc 3,13-14)

"Todo lo que me dé el Padre, vendrá a mí y, al que venga a mí no le echaré fuera" (Jn 6,37)

"Junto a la Cruz de Jesus, estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jesus, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dijo a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dijo al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora, el discípulo la acogió en su casa".

I.-¿Qué valor tiene para tí, el que Jesus te llame para ser discípulo amado al pie De la Cruz?.

II.- ¿Tienes sabiduría para escoger entre tus cosas y las cosas De Dios?

Cuando Tus cosas sean mis cosas. 

Cuando no rechace nada de lo que Tú me des.
Cuando mi cruz esté cerca de la Tuya. ..
Entonces habré subido al monte y podré oir tu llamada..;
Porque sólo habrá una Voz. Un sólo Señor. 

(AN)

viernes, 20 de julio de 2018

CATEQUESIS: "QUEREMOS VER AL SEÑOR"

¿QUIEN ERES SEÑOR? Hch 9,5. Mc 6,30-34 para el Evangelio del XVI Domingo del Tiempo ordinario 22-07-2018


El domingo pasado vimos que Jesús envíaba a sus discípulos a predicar por los pueblos del contorno. Hoy los tenemos de vuelta, están contentos aunque cansados. Sus andares por caminos polvorientos han dejado huellas de fatiga en sus rostros por lo que decide ir con ellos, en barca, a un lugar solitario para que descansen. Sin embargo una multitud de personas, sin duda tocadas por el mensaje evangélico que habían oído, adivinando hacia donde se dirigían se les adelantaron. Al desembarcar se los encontraron. Jesús vió sus almas hambrientas de su Palabra y se compadeció de su anemia espiritual, sus ojos penetraron en su interior y le dolió verles subalimentados a base de leyes morales y buenas intenciones ineficaces para provocar un cambio en el corazón, por estar desprovistas de la Fuerza y Sabiduría de Dios que sí están enraizadas en el Evangelio. Fuerza y Sabiduría que sí pueden cambiar el corazón de todo hombre. No hay duda que es muy loable atender las necesidades materiales de millones de hombres, pero como decía Teresa de Calcuta, experta en entrega a los más necesitados: ¡..Qué poco hacemos por ellos si no les damos El Evangelio...!

(Antonio Pavía-Misionero Comboniano)
comunidadmariamadreapostoles.com

"Partir" la Palabra.- Discípula amada



DISCÍPULA AMADA DEL PADRE


¿Cómo expresar cómo me siento al descubrir tu Presencia actuando en mi vida?
¿Cómo poner por escrito el temblor de mi corazón al sentirte tan cerca y escuchar tus respuestas a mis miedos e incertidumbres
Hija amada tuya, predilecta, escogida, llamada para acompañarte, para seguirte, primero para estar contigo, para beber de Tu Fuente, de esa agua que me ofreces abundante, fresca, llena de Vida. Y después para proclamarte, para anunciarte, para gritar que eras la Verdad y la Vida.
¿Cómo reconocer la abundancia de Gracia que derramas en mí, con tan poco merecimiento por mi parte?
Y me siento débil, y te fallo y oigo otras voces que no son la tuya que constantemente me dicen que seguirte es duro, que para qué hacerlo, que me acomode, que siga otros caminos más fáciles donde no hay cuestas, donde no hay cruces.
Pero descubro que en esos caminos no estás Tú.
Tengo esta certezaSeguirte no es fácil, es seguir el camino que Tú hiciste en ascensión a Jerusalém, siempre subiendo con los ojos puestos en tus huellas, en Ti. Un camino que se presenta duro pero que Tú llenas de luz y seguridad.
Es Tu Camino, el que lleva hasta la Cruz.
Y entonces, me circundas, me rodeas, me empujas para que no me quede atrás, no quieres que me salga, que engañada te deje por esas otras voces.
Señor, te pido de rodillas que toda la Fuerza de Tu Espíritu venga sobré mí y me cubras con Tu sombra para que lo que parece imposible se haga posible, y me des así la fuerza  necesaria para romper mi vida y de esta forma pueda ganar la Tuya, pueda ganar la Vida.

(M S F)


Partir la Palabra.- ¡Buena notícia!

"Todo lo que me dé el Padre, vendrá a mí y, al que venga a mí no le echaré fuera" (Jn 6,37)

¡Qué buena noticia nos da Jesús! aunque a veces dude, sí creo que el Padre me ha puesto ante Jesucristo su hijo, y que Él no me echa fuera, no me rechaza... yo, sigo yendo hacia Él. Veo sus intervenciones en mi vida..

RSA

Mtp90015

El hombre tiene dos formas de encarar la muerte. Una, viendo como se le va la vida dejándole tirado en el polvo y la otra, viendo como la Vida viene a recogerle en sus brazos.

sábado, 14 de julio de 2018

¿QUIEN ERES SEÑOR? (Hch 9,5) Mc 6.7-13 para el Evangelio del XV Domingo del Tiempo Ordinario 15-07-2018


Jesús envía a sus discípulos a anunciar el Evangelio. Nos sorprende las exigencias que les pide: no han de llevar pan, ni dinero, ni alforjas... Una interpretación legalista de estas condiciones, induce a creer que los discípulos de Jesús han de llevar una vida llena de privaciones y austeridades lo que siempre ha dado y da lugar a grupos más o menos sectarios que pasean ante todos, su saturronería... al más puro estilo farisaico.Tampoco es para nada fiable el otro extremo: todo vale, incluida la búsqueda del dinero y prestigio en vistas a cumplir la misión evangelizadora. ¿Qué es entonces lo que Jesús propone en el Evangelio de hoy? Que nos fijemos en Él y en su y nuestro Padre que viste esplendorosamente a los lirios del campo y alimenta a las aves del cielo. Buscar las cosas materiales como más importantes que las cosas de Dios, es propio de los gentiles - los no creyentes-. Los discípulos de Jesús dejamos que nuestro Padre nos cuide, y le confiamos  a Él nuestras necesidades. Él está pendientes de nosotros porque amamos más el Evangelio y la Evangelización que a nosotros mismos (Mt 6,25..). Pablo testifica: "Sé lo que es la abundancia y la escasez". Lo que Jesús propone es la precariedad evangélica, saber fiarte de Dios porque haces su obra,no la tuya. Fiarse así.. repito, se llama precariedad evangélica,  tiene un nombre: Fe Adulta.

Antonio Pavía-Misionero Comboniano
comunidadmariamadreapostoles.com

domingo, 8 de julio de 2018

Poemas II.-TODA UNA VIDA TRAS TUS PASOS

Toda una vida tras tus pasos.
Toda una vida mirando al lugar por el que  vendrás.
A cada momento, dudando de si estaré allí cuando pases,
o, por el contrario, me entretendré en algún camino donde Tú me veas, pero yo no te pueda ver.
No sé de dónde vienes ni a dónde vas, pero vivo anhelando retenerte si hoy, otra vez, pasas y te sientas y me esperas.
Para que Tú y yo comencemos de nuevo uno de nuestros encuentros donde solamente tus ojos se cruzan con los míos  en un instante de emoción y sabiduría.
Pasas un momento y te vas. Ese es tu sino. Pero mi alma se queda como las playas pisadas por primera vez tras el paso de las olas. Las huellas de tus pies me recuerdan tu voz y en ella vivo hasta el próximo encuentro
Así transcurren mis días, así es mi vida, tú me miras, yo te miro, y no necesitamos más.

(Olga Alonso)

viernes, 6 de julio de 2018

¿QUIEN ERES SEÑOR? (Hch 9,5) Mc 6,1-6 para el Evangelio del Domingo XIV del Tiempo Ordinario 8-07-2018


Dios y su Misterio exceden nuestra mente, por eso dice Pablo que los creyentes tienen la mente de Cristo (1 Co 2,16). Vemos hoy a Jesús predicando por primera vez en Nazaret. Los fieles de la sinagoga, hoy diríamos practicantes, quedan asombrados por la Sabiduría que sale de su boca .Sin embargo a la hora de reconocerle como el Mesías Enviado por el Padre se frenan en seco. ¿Razón? No es más que un carpintero. Sin embargo, mas allá del culto a las apariencias, subyace la perversidad interior. Llegó el momento de convertirse..la Palabra está entre nosotros. Estaban tan tranquilos cumpliendo con la sinagoga... ellos por su cuenta y Dios por la suya..y se acabó la fiesta. Es el razonamiento enclenque de que Dios molesta, cumplamos lo que quiera pero que siga lejos de nuestro corazón, pues su concepto de felicidad y saber vivir esta a años luz del nuestro. Rindamosle culto pero no es quien para decirnos lo que tenemos que hacer. Como son y somos tan cobardes para hablar así, se echa mano de la mentira subterránea del culto a las apariencias..! No es más que un carpintero... ¿Como vamos a dar importancia a su Palabra.. aunque nos asombre? Pobre el hombre que piensa que Dios habla para empequeñecer su vida y no para engrandecérsela. Oigamos lo que dice Jesús y que es válido de generación en generación: "Te doy gracias Padre porque has ocultado estás cosas- Nuestro Misterio- a sabios e inteligentes y se las has revelado a los pequeños.." (Mt 11,25..)

Antonio Pavía-Misionero Comboniano
comunidadmariamadreapostoles.com

jueves, 5 de julio de 2018

¿QUIEN ERES SEÑOR? Hch 9,5 MC 4,35-40 Domingo XII 24-06-2018


Los Apóstoles y Jesús se  
hacen a la mar. Improvisadamente se desata una tempestad que convierte la barca en un juguete de las olas. Los apóstoles gritan aterrados, entretanto Jesús duerme. Le despiertan bruscamente: ¿no te importa que perezcamos?. Jesús se levanta y con su Palabra amansa la tempestad. Gran milagro del Señor con su dosis de suspense. Impresionante la reacción de los apóstoles al ver que el poder de la Palabra en la boca de Jesús, hizo enmudecer a la tempestad .Dijeron: ¿Quien es este que hasta el viento y el mar obedecen?. Todos somos periódicamente golpeados por tormentas que nos sobrevienen, queramos o no esto forma parte de nuestra existencia. Si lo aceptamos fatídicamente nos arriesgamos a encaminar nuestra vida hacia el absurdo como hizo constar Albert Camus premio Nobel de Literatura en 1957. Nos rebelamos ante este fatalismo y tenemos la firme esperanza de que nuestra rebelión será nuestro triunfo. Se trata de buscar con todas nuestras fuerzas a "Este" ante quién se someten las fuerzas del Mal,  representado por la tempestad y el viento que despiadadamente golpean nuestra vida. Le buscamos en su Palabra, en el Evangelio y sabremos que sí, que está vivo en cada uno de sus pasajes. Bien sabían esto los cristianos de las primeras generaciones. Sí, busca al Señor en su Evangelio y.. ¡Sabrás lo que es hablar con Dios!

LOS PEQUEÑOS, PREDILECTOS DE DIOS


“…Que tu Mano salvadora nos responda, para que se salven tus predilectos…” (Sal 107)

Es la petición angustiada de un hombre, que implora de la Fuerza de Dios – que es lo que representa su Mano -, el auxilio que nadie en la tierra le puede dar. Y termina el salmista diciendo: “…Con Dios haremos proezas, Él pisoteará a nuestros enemigos…”

Sabemos que los Salmos, oración predilecta de Jesucristo, con la que hablaba con su Padre en las noches en que, como dicen tantos Evangelios, pasaba orando, reflejan la vida y sentimientos de Él; se cumplen en Jesús y en todos los que de alguna manera, le buscamos y queremos ser sus discípulos. Y, en esta ocasión, el salmista, entona un canto doloroso que impacta en Jesucristo, reflejando su angustia ante los enemigos, que, indefectiblementele persiguen a muerte.

El Predilecto por excelencia es Jesucristo, el Hijo amado del Padre: “Este es mi Hijo, mi Predilecto…” (Mt 3,17), nos recuerda san Mateo en el episodio del Bautismo de Jesús. Y, tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Único Hijo para que el mundo se salve por Él, nos recordará san Juan. Por tanto, nosotros, los que le seguimos, también somos sus pequeños, sus ovejas, sus predilectos.

Somos los “anawim” del pueblo de Dios; somos los que se reflejan en las Bienaventuranzas, los que sufren por amor, los pobres en el espíritu…los perseguidos por la justicia, que no la justicia humana, sino que son perseguidos por “ajustar” su vida a Jesús.

Y somos “pobres en el espíritu”, no como el mundo entiende a los “pobres DE espíritu”, queriendo decir, en su ignorancia, los insignificantes, los inútiles, los vagos y maleantes, los que no tienen aspiraciones. Los “pobres en el espíritu” de las Bienaventuranzas son los que no desean ni ansían los bienes de este mundo, no se aferran a las riquezas, y su Tesoro es el Evangelio de Jesucristo, el “tesoro escondido”(Mt 13,44)

Estos pequeños son “limpios de corazón”. Su corazón sólo ansía el Agua Viva, en contraposición al agua estancada, donde se reflejan nuestros pecados, y nos llena de sed. Y el premio prometido por Él es: “…Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios…”

Son aquellos que su corazón no es ambicioso, ni sus ojos altanerosporque no pretenden  grandezas que superen su capacidad, sino que acallan  y moderan sus deseos como un niño en brazos de su madre…” (Sal 130)

Se puede ser “pequeño” al concepto evangélico, siendo “grande”. Se puede tener una profesión digna, una casa donde vivir, un salario adecuado al trabajo que se realiza…esta grandeza, siempre que no domine nuestra vida, siempre que el dios dinero no sea nuestro dios…es aceptada y querida por Dios. Y hemos de usar estos regalos de Dios, para el bien propio y de nuestros hermanos.

La comprensión de esto es muy sencilla; el hombre retuerce y tergiversa las cosas, a causa del pecado original. Dios es sencillo, el hombre es tremendamente complicado.

Y todo esto no es novedoso, lo conoce lo más íntimo de nuestro intelecto. Pero el relativismo a que estamos sometidos, cuando “todo vale mientras no me pillen…” destroza al hombre y cambia el plan del Creador.

Pidamos al Señor que nos dé esa pureza de corazón, haga pequeño nuestro sentir y entender, en el concepto evangélico, imitando al más Humilde por excelencia, Jesucristo, que, “…a pesar de su condición divina no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo pasando por uno de tantos…”(Fp 2, 6-11)


Alabado sea Jesucristo


(Tomás Cremades)

martes, 3 de julio de 2018

Poemas II.- CREER SIN VER

 

Creer sin ver con otros ojos que no sean los del alma.

Tener, por tu gracia, acceso a Ti desde aquí. 

Poder sentirte y tocarte porque tú lo has querido.

Alcanzar lo que era un sueño 

Con la terquedad del que escuchó tu promesa y perseveró hasta el imposible

Sujetando tu Palabra: “dichosos los que crean sin haber visto”.

Dichosa yo que te he visto sin verte.

Dichosa yo que te buscaba allí, donde te encontré y por eso creo.

Bendito tú que quisiste enseñarme.

Bendita tu voluntad de abrirme los ojos.

Alabado sea tu deseo de acogerme en tu Luz.


(Olga Alonso)

lunes, 2 de julio de 2018

LA FUERZA DE NUESTROS CABALLOS. (del libro del Éxodo)


En la literatura oriental se dice que “más vale una imagen que mil palabras”, y así es. La Escritura es un conjunto de libros sagrados redactados en forma oriental e inspirada por el Espíritu Santo. El autor sagrado se deja bañar por Dios dejando que su Palabra penetre hasta lo más profundo de su alma, como alimento de los que le leen o le escuchan.

Digo esto como preámbulo del texto que se medita en el libro del Éxodo, (Ex 15, 1-4 y ss). Me refiero al “Cántico a Dios después de la victoria del mar Rojo”. Y quiero comentar algunas de las estrofas del mismo. Dice así:

“…Caballos y carros ha arrojado en el mar…”.Alguien me comentaba: ¿Qué culpa tenían los caballos para este castigo y muerte tan terrible? Evidentemente la persona en cuestión se quedaba a la puerta de la catequesis; de ahí lo de la imagen y las mil palabras: estos caballos y estos carros representan el poderío del hombre frente a las situaciones que rodean su vida. Y el mar, sabemos que es el lugar tenebroso donde, siguiendo  los (Salmo 74,13 y 14) y  (Salmo 104,26), habita el Leviatán, monstruo marino que representa a Satanás. Pues Dios arroja en este infierno representado por el mar, a estas fuerzas del hombre que no pueden salvar. Y de ahí que este Cántico nos diga que “El Señor es un guerrero, su Nombre es Yahvé”

Y continúa: “…Al soplo de tu nariz se amontonaron las aguas, las corrientes se alzaron como un dique y las olas se cuajaron en el mar…”. Este “soplo” es el aliento del Señor, es la Palabra de Dios, es ese “viento suave del episodio de Elías”; no en vano se preguntará Isaías: ¿Quién ha medido el aliento del Señor? (Is 40, 24) Este soplo refiere a la Palabra, al Evangelio.

“..Pero sopló  tu aliento y se hundieron en el mar…”nada puede resistir a la Fuerza del Señor. Y se pregunta el Cántico: ¿Quién como tú, Señor entre los dioses?...” Naturalmente los dioses del hombre, el dinero, el egoísmo, la envidia, el ego…estos dioses de madera que no pueden salvar, como nos dirá Isaías: “…necios los que pasean la madera de sus ídolos…” (Is 45,20) y nos recordará el libro del Deuteronomio, escrito por Moisés: “…Allí serviréis a dioses hechos por manso de hombre, de madera y de piedra, que ni ven, ni oyen, ni comen, ni huelen…” (Dt 4,28)

Y va terminando: “…extendiste tu diestra: se los tragó la tierra, guiaste con misericordia a tu pueblo rescatado, los llevaste con tu poder hasta tu santa morada…”.

La diestra de Dios, símbolo de su Poder, de su Fuerza, representada también de forma simbólica en el texto de la batalla de Moisés contra Amalec“…cuando Moisés levantaba los brazos los israelitas vencían; cuando por cansancio los bajaba, vencían los amalecitas, (Ex 17, 11-13)…”

Y termina con un versículo que es “la guinda” de esta mini-catequesis“…Los introduces y los plantas en el monte de tu heredad, lugar del que hiciste tu trono, santuario, Señor, que fundaron tus manos…”. Refiere al Monte Calvario, donde las Manos de Jesús, como santuario del Padre, fundan de esta manera el Monte de su Heredad, el Monte Santo, la herencia que Él nos prepara, con sus Manos abiertas en la Cruz, cual “alas de águila” que nos protegen.

Alabado sea Jesucristo


(Tomás Cremades)